domingo, 22 de abril de 2018

Refuerzo positivo


Mientras que en la entrada anterior se analizaba una conducta disruptiva y se diseñaba un plan de acción para ayudar al alumno a modificarla, hoy voy a presentar otra manera de reforzar conductas, pero esta vez las positivas para poder fijarlas. 

En el curso se nos pide diseñar una tarea de refuerzo positivo para trabajar el APOYO CONDUCTUAL.


En ocasiones, las conductas negativas son tan potentes y nos generan tanta ansiedad y frustración que somos incapaces de ver los millones de cosas positivas que hacen nuestros hijos o alumnos, me ha encantado esta propuesta pues me ha permitido valorar más las cosas positivas y fijarme menos en aquellas que al intentar corregirlas me restan tanta energía.

Para empezar, en la asamblea dijimos cosas que nuestra clase hace genial y las escribimos en la pizarra:



De estas elegimos 3 para reforzarlas durante una semana, fueron ellos quienes eligieron las que mejor, mejor, mejor pensaban que hacían:

La fila ( la prota de la semana debía ir la primera y el resto en fila muy derechitos, sin colarse ni empujar).  
Sacar la agenda (cuando llegan a clase deben sacar su agenda  de la mochila y dejarla en la mesa para que la profe vea si hay algún mensaje).
Comer la merienda (tranquilitos, sentados en su mesa y al terminar dejamos recogida la clase y los papeles a la papelera). 

Expliqué que nos fijaríamos en lo fenomenal que hacíamos estas tres cosas y que al terminar el día pensaríamos cómo lo habíamos hecho y si nos había salido geninal pondríamos una estrella verde y si nos habíamos despistado un círculo rojo.

Hicimos un mural que colgamos en el corcho de la clase  y "la prota" ponía la estrella o el gomet rojo. El mural contaba con apoyos visuales (pictogramas para ayudar al alumno TEA a identificar este momento, se le indicaba en sus comunicadores con pictogramas y se le llevaba al corcho para que lo viera).



Los peques estaban supermotivados y si a alguno se le olvidaba sacar la agenda los otros le decían: "sácala para poner la estrella" o se colocaban unos a otros en la fila (solo el jueves pusieron el gomet rojo, estaban muy nerviosos y había niños que no venían a la fila al terminar el recreo).

Ha sido una experiencia muy positiva y divertida que me ha hecho reflexionar sobre mi práctica docente y como  madre, a buscar y reforzar lo positivo. 

¡Os invito a probarlo!.

No te pierdas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...