viernes, 18 de julio de 2014

Máquina de Canicas, marbles, berlindes, boliches, bolichas,bolitas, cayucos, balitas, bochas, bolindres, metras, pingos.

En entradas anteriores os comentaba los beneficios que tiene que los niños elaboren sus propios juguetes. Hoy os traigo un nuevo ejemplo de algo que nos ha dado mucho juego "una máquina de canicas".
 
Las canicas son un juego tradicional (recomendado para niños a partir de los 4 años y sin límite de edad) que ofrecen horas de entretenimiento (prueba de ello es que se han usado desde el antiguo Egipto 3000 AC). Se puede jugar con ellas al aire libre o en el interior y las hay de diferentes tamaños y colores; en cada país se juega de diferente manera.
 
Gracias al regalo de una de sus tías mi hijo también ha experimentado lo que supone jugar con ellas.  En principio me mostré reticente a que jugara en casa, porque vivimos en un piso y no quería molestar (aún más a los vecinos), pero la solución la encontré en el Museo de la Ciencia Viva en Lisboa.  Allí hay un taller en el que los niños pueden crear sus propias máquinas y circuitos para jugar con las canicas. Se les ofrecen tubos de pvc de diferentes formas y tamaños, gomas elásticas, palitos, trozos de tuberías....y una pared en la que  enganchar los palitos y crear los circuitos.
 



Y esta es nuestra versión casera de la "máquina de las canicas"....en una caja de cartón grande, pegamos con cinta aislante y de embalaje diferentes materiales reciclados (envases de la mantequilla, del queso de untar, de las cápsulas del café, tubos del papel higiénico y del papel de cocina...El peque estaba emocionado: ¡Mamá vamos a poner esto! vamos a hacer un tobogán....fue un trabajo en familia, unos recortábamos otros pegábamos....y como os decía antes, dio mucho juego y horas de entretenimiento.
 

No te pierdas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...